• Zelma Davila, Esq.

El impacto de la quiebra en los accionistas

Por Lcda. Zelma Dávila


La pandemia de COVID-19 trajo consigo una serie de quiebras de empresas y negocios. El efecto en cadena de los cierres relacionados con la pandemia fue muy amplio: empresas de todo tipo de sectores -desde el petróleo y el gas hasta los bienes de consumo, pasando por el comercio minorista, los bares y restaurantes y las industrias del entretenimiento- recurrieron a la solicitud de protección por quiebra en virtud del capítulo 11 en 2020.


S&P Global Market Intelligence confirmó que las quiebras de empresas estadounidenses alcanzaron su peor nivel desde 2010. En total, 630 empresas se declararon en quiebra a lo largo del 2020.


El impacto de las quiebras corporativas en 2021, sin embargo, no fue tan grave, pero el aumento del año pasado en las cifras presentadas ha hecho que al menos se aprecie más la importancia de la continuidad y la estabilidad en el proceso de reestructuración.


Hoy discutiremos los intereses de los accionistas y a cómo las quiebras les afectan.


El capítulo 7 y quién cobra primero


Esta es la opción para terminar la empresa. Si se activa esta opción, su empresa está muerta, al igual que las acciones. Dejará de funcionar y sus activos serán puestos a la venta por un síndico designado por el tribunal. Los fondos que se recuperen se repartirán entre los acreedores por orden de antigüedad:

1. Los tenedores de bonos garantizados

2. Los tenedores de bonos no garantizados

3. Tenedores de deuda subordinada

4. Accionistas preferentes

5. Accionistas comunes


Presentación del Capítulo 11


La presentación del Capítulo 11 significa que es probable que la empresa entre en un período de reorganización, sin dejar de operar. Sin embargo, una quiebra bajo el Capítulo 11 no elimina por completo la posibilidad de una venta. Sigue existiendo la posibilidad de que se venda toda la empresa (lo que se conoce como venta según la Sección 363) con el visto bueno del tribunal.


Este escenario no es un resultado atractivo para los accionistas, ya que rara vez queda suficiente dinero en efectivo de la venta para proporcionar una compensación adecuada a los que invierten y poseen acciones.


Con el Capítulo 11, por supuesto, queda la posibilidad de que las acciones recuperen su valor si la empresa sale con éxito de la quiebra. Otra posibilidad es que la reorganización de la empresa implique la cancelación de las antiguas acciones y la emisión de otras nuevas, dejando prácticamente nada a los accionistas originales.


Último derecho sobre los activos


Cuando una empresa se declara en quiebra, sus accionistas pueden convertirse rápidamente en una presencia realmente hostil; al fin y al cabo, tienen el último derecho sobre los activos, por lo que las posibilidades de que éstos se recuperen financieramente son mínimas.


Los accionistas deben recurrir a otros medios para recuperar su inversión, siempre que sea posible. A menudo presentan demandas contra los directores de la empresa, alegando un comportamiento negligente, intencionado o fraudulento. A veces intentan obtener capital en la empresa reestructurada.


Las ventas en virtud de la sección 363 del Código de Quiebras ofrecen algo de esperanza a los inversionistas que desean recuperar al menos parte de su inversión, en parte debido a las disposiciones de alivio para los accionistas que a veces contienen los planes de reorganización.


Además, en casos excepcionales, los accionistas pueden recibir una generosa compensación -incluyendo dinero en efectivo o acciones de la nueva empresa- si una empresa que se acoge al Capítulo 11 estaba relativamente solvente y buscaba la protección de la quiebra con fines estratégicos.


Hay mucho más que discutir, especialmente sobre el tema de las ventas de la Sección 363. Si quiere tener las mejores posibilidades de recuperación con su plan de reorganización, necesita la ayuda de un abogado con experiencia en la materia.


¿Es usted accionista de una empresa que se enfrenta a la quiebra?


Póngase en contacto con nosotros hoy mismo.