7 Pasos para Reparar Mi Credito Después de la Quiebra

Por. Lcda. Zelma Dávila




Su crédito puede realmente sufrir como resultado de la bancarrota - y la marca negativa puede permanecer en su informe hasta diez años. Sin embargo, la buena noticia es que construir el crédito después de la bancarrota es posible con un poco de trabajo y manteniendo gastos prudentes.


Con cada anotación positiva en su informe, su puntuación de crédito mejora gradualmente. Con el tiempo, podrá solicitar nuevos créditos, préstamos e hipotecas con intereses y condiciones más favorables. A continuación, describimos siete pasos para reparar el crédito después de la quiebra.


1. Establezca su puntuación de crédito después de la quiebra


Su puntuación de crédito disminuye temporalmente cuando se declara en quiebra.

El grado de esta disminución variará en función de su puntuación de crédito cuando se presenta para el caso de Quiebra. Si su puntuación de crédito es buena, puede recibir un golpe más notable (hasta 100 puntos) en comparación con alguien cuya puntuación de crédito ya es baja.


En el momento en que muchos consumidores radican un caso de Quiebra, su puntuación de crédito ya está muy disminuida debido a los atrasos en los pagos y a los cobros de deudas.


Sin embargo, los deudores de Quiebra a menudo logran un aumento de su puntuación de crédito en tan sólo un año después de la presentación de la quiebra. Por supuesto, cada caso es único. Para establecer exactamente su situación, primero debe averiguar su puntuación de crédito.


2. Identifique y corrija los errores de su informe crediticio


Un estudio realizado por el Grupo de Investigación de Interés Público descubrió que cerca del 30% de los informes de crédito presentaban errores. Por eso, siempre aconsejamos a los clientes que estudien detenidamente su informe crediticio después de declararse en quiebra.


Usted puede adquirir copias gratuitas de su informe de crédito de cada una de las tres oficinas principales (Experian, Equifax y Transunion), cada 12 meses. Consúltelos cada año y tome inmediatamente medidas para rectificar cualquier error que pueda perjudicar su puntuación.


Por supuesto, algunas de las entradas negativas serán correctas. Los pagos atrasados y las deudas que van al cobro permanecerán en sus informes durante siete años después de la morosidad.


3. Explore las opciones de crédito garantizado


Puede considerar la posibilidad de solicitar tarjetas de crédito garantizadas, préstamos para la construcción de crédito y tarjetas de crédito para tiendas. Sin embargo, es mejor no lanzarse a este proceso inmediatamente después del alta.


Las tarjetas de crédito garantizadas pueden ser útiles para mejorar el crédito después del Caso de Quiebra. Por lo general, la compañía insistirá en que usted coloque un depósito de seguridad, en caso de que usted no cumpla. Le aconsejamos que utilice estas tarjetas para compras menores y que se asegure de que sus facturas se pagan a tiempo.

También puede utilizar los préstamos a plazos para reparar el crédito. Un préstamo para reparar el crédito de este tipo oscila entre los 500 y los 5,000 dólares y suele utilizarse para muebles y compras similares. Sin embargo, una compra tan grande puede ser un movimiento desalentador si acabas de salir de la quiebra, por lo que las tarjetas de comercios o de gasolina (con sus saldos relativamente bajos) suelen ser una opción más accesible.


4. Hágase cofirmante o usuario autorizado


Muchas personas se declaran en quiebra debido a un acontecimiento trágico o inesperado en sus vidas. Una opción es convertirse en cofirmante o usuario autorizado. Con este enfoque, usted es básicamente un titular secundario de la tarjeta con acceso a la cuenta de otra persona, pero no es dueño de la cuenta.


Puede utilizar el historial del propietario de la tarjeta, de modo que si paga sus facturas puntualmente y mantiene un saldo bajo, tu puntuación de crédito puede aumentar. ¡Ten cuidado a quién seleccionas!


Sabemos que es posible conseguir resultados rápidos con este método. Un estudio reciente estableció que los consumidores con una puntuación de crédito "justa" experimentaron un aumento de más del 10% sólo tres meses después de convertirse en un usuario autorizado en la tarjeta de crédito de alguien.


5. No tenga saldo


Su tasa de utilización del crédito es un componente importante de cómo se calcula su puntuación de crédito.


Puede determinar su índice de utilización del crédito comparando los saldos totales de todas sus tarjetas de crédito con sus límites de crédito totales.


Las principales agencias de crédito sugieren mantener su índice de utilización general por debajo del 30%. Sin embargo, cuanto más bajo sea su índice de utilización, mejor será para su puntuación de crédito.


A medida que se inicia el proceso de reparar el crédito, debería tener una cantidad de crédito disponible baja. Llevar el saldo a cero ciertamente no le perjudicará. Sin embargo, la única manera de mantener un saldo cero es no utilizar una tarjeta durante todo el ciclo de facturación - o liquidar el saldo con mucha antelación a la fecha de vencimiento, para que su estado de cuenta muestre un saldo cero.


6. Sea exigente a la hora de solicitar nuevos créditos

Merece la pena destacar que demasiadas solicitudes de crédito en un corto período de tiempo pueden dañar su puntuación de crédito, ya que los prestamistas lo perciben como un comportamiento arriesgado.


Si está experimentando un rechazo constante al solicitar nuevas tarjetas de crédito, podría ser que sus requisitos sean demasiado estrictos para su perfil crediticio actual.


Por eso es una buena idea estudiar las normas de suscripción de los emisores de tarjetas, lo que le permitirá afinar y orientar mejor sus solicitudes.


También merece la pena tener en cuenta los servicios de información sobre alquileres. Hay incluso algunos servicios gratuitos de información sobre el alquiler que informan a las agencias de crédito de los pagos puntuales de su alquiler.


Puede llevar algún tiempo construirlo, pero un historial de crédito más sólido aumentará sus posibilidades de aprobación de tarjetas de crédito.


7. Mantenga un fondo de emergencia


Cuando elabore su presupuesto, es una buena idea añadir algo a un fondo de emergencia cada mes. Comience con una pequeña suma, pero aumente la cantidad a medida que sus finanzas mejoren.


Disponer de este tipo de fondo para imprevistos le ayuda a evitar incurrir en más deudas por sucesos inesperados.


Es posible que empiece a recibir ofertas de crédito a los pocos meses de concluir su caso de Quiebra. Sí, ¡hay vida después de la quiebra!


Le recomendamos que busque los tipos de interés más bajos y las mejores condiciones, y que evite los créditos hasta que esté seguro de que puede hacer frente a los pagos.


¿Necesita más consejos para reparar su crédito?


Póngase en contacto con nosotros.